jueves, febrero 22, 2007

Series de antaño (3):Los Vengadores

Yo quería ser Emma Peel. Tan sexy, tan elegante, tan letal, tan educada ... Emma Peel era mi ídolo.
Pero primero una aclaración. En realidad esta entrada debería dedicarse a uno de mis más sólidos ídolos de la infancia: Patrick McGoohan y sus dos imprescindibles series: "Cita con la muerte" y "El prisionero". Pero Portnoy hizo una glosa que no tiene mejora, así que mejor se ponen al día en su blog.
Pues eso, series británicas, de excelente factura, con un elegantísmo touch of class, tremendamente pop. Emma Peel era la mitad de Los Vengadores, claro. Su par era Patrick Macnee, inconfundible con su inseparable bombín (de aquí en adelante Mr. John Steed)
Aunque en mi memoria Emma Peel (Diana Rigg) estuvo siempre en la serie, no siempre fue así. En el papel de compañera de Mr. Steed hubieron otras actrices que siguieron el camino de convertirse en chicas Bond.
Rigg borró a todas ellas del recuerdo. Los Vengadores sin Emma Peel no hubiera alcanzado el grado mitomaníaco que consiguió. Emma Peel es una vuelta de tuerca a los hasta entonces tediosos personajes femeninos de las series de acción: no es una mera cara bonita, no es la pérfida enemiga. Es una experta en artes marciales -oh, sus combates embutida en un mono imposible de cuero- excelente tiradora (tanto de esgrima como de arma de fuego), sofisticada y más peligrosa que el bombín de Mr. Steed.
El snob Steed tiene una compañera de su nivel. Las tramas son cada vez más fantásticas, los enemigos a que se enfrentan más pérfidos, el humor impregna cada capítulo y se establece una extraña química entre los protagonistas alejada de la tensión sexual que suele utilizarse en las series donde los protagonistas son de distinto sexo. Desde el primer momento el espectador sabe que nada va a ocurrir entre la bella Peel y el estirado Steed, pero su camaradería, su particularísimo humor, les convierten en la pareja ideal.
La salida de Emma Peel de la serie -cómo no, para ser chica Bond en "Al servicio de Su Majestad" con el olvidado y olvidable George Lazenby en el papel de 007- es el inicio de su decadencia. Tras un par de intentos fallidos con nuevas protagonistas carentes del carisma de Diana Rigg, la serie desaparece. Por cierto, Rigg se casa con 007, pero es asesinada cuando parte con su ya marido de luna de miel.

Un último apunte, la Sra. Peel era una experta en manejar el látigo, adelantándose así a otro mito, Indiana Jones.

4 comentarios:

pcbcarp dijo...

Sra. Liddell, está Vd. dispuesta a hacer que aflore lo más recóndito. En mi infancia, decidí que lo mío era tomar como modelos de comportamiento social a Mr. Steed y al Señor Spock. Lo de éste último, en especial por su dudoso gusto en el vestir, debe achacarse sin duda a mi corta edad y escasa experiencia del gran mundo. Saludos.

Portnoy dijo...

Soy consciente de haber visto la serie en su momento, pero sólo recuerdo el "estilo". Recuerdo más los ochenteros Nuevos Vengadores con una excepcionalísima Purdie.
:-)

Recuerdo mucho más aquellas series que me aterrorizaban, o los personajes que lo hacían: El Miguelito de Jimmy West, el calvo de los Thunderbirds, o los Invasores... por cierto, pasan los años y aún estoy alerta por si distingo algún individuo con el meñique tieso.
Al final me aficionaré al rivaival
Un saludo

Dr. Strangelove dijo...

No pude ver la serie en su momento, mi edad no me lo permite, pero he visto algún capítulo con posterioridad y estaba realmente bien. Al menos que recuerde. Elegante y con buena factura. Millones de veces más destacable que el bodrio de película que hace unos años se hizo, basándose en la serie. Una de las peores que he visto, por cierto.

Un saludo, y gracias por estos recuerdos tan entrañables en formas de míticas series televisivas.

Paco dijo...

Todavía recuerdo la única frase de la señora Peel (así la llamó siempre él)a su olvidada sustituta en la serie cuando le da el relevo: "Le gusta que le remuevan el té hacia la derecha".