viernes, agosto 21, 2009

El ABC ya no es lo que era

El diario conservador ABC ya no es lo que era. De la moderación en letra impresa ha pasado a cotas de insalubridad propias de Tele 5.

El ABC difundió la identidad del donante de cara para el trasplante que se ha realizado en Valencia, a pesar de que la Ley de Trasplantes prohibe expresamente proporcionar o difundir dicha información. Cierto es que alguien metió la pata cuando se dejó seducir por las preguntas de los plumillas y dió datos como la edad, la nacionalidad y la causa del fallecimiento.

Con esos datos era bastante fácil identificar al donante, pero una cosa es tener la posibilidad de identificar, otra identificar y otra difundir la identidad. Pues el ABC, con dos cojones y siete botijos, lo hizo.

Luego vino el cabreo de las autoridades sanitarias y del cirujano, aunque deberían reconocer su parte de culpa. Pero lo que ya resulta aberrante es el tratamiento que el ABC da al susodicho enfado. Reproduzco parte del artículo firmado por una tal Érika Montañés, a la que supongo becaria ambiciosilla capaz de cualquier quebrantamiento de ética por un quítame aquí estas pajas:

"El consejero valenciano de Sanidad, por su parte, ha negado la posibilidad de que la información haya salido de las vísceras de su departamento, puesto que sólo se comunicó vía nota de prensa la edad y causa del fallecimiento del donante, algo que «se hace siempre».

Y la criatura se creerá ingeniosa y todo.
Que asquito.

2 comentarios:

Folken dijo...

Luego me tildan de loco cuando afirmo que es necesaria una purga para quitarse de encima al 90% de periodistas y al 99% de supuestos "gurús de la informática" que de informática saben tanto como un koala sordociego.


Miess

Fer dijo...

Yo sólo quería añadir que, desde ahora mismito, incluyo la expresión "con dos cojones y siete botijos" en el sanctasanctórum de mi vocabulario particular.
A sus pies, señora Liddell.