martes, abril 22, 2008

La explicación

Esta mañana me han quitado la escayola, así que aprovecho la circunstancia de tener dos manos operativas para explicar los últimos acontecimientos.
Como todas las mañanas, el grupo de cinco compañeras que compartimos tareas fuimos a desayunar. Trabajamos en una empresa de fumadores -grupo al que pertencemos algunas de nosotras- y aunque solemos reprimirnos las ganas mañaneras, ese día unos proveedores con los que teníamos una reunión nos tentaron de compartir con ellos el café en la terraza "ad hoc" que la empresa ha tenido a bien instalar en los aledaños de la cafetería.
Allí estábamos con nuestros café y medias tostadas en amigable charla y al término de la colación vino el momento del impagable cigarrillo. Dado que una de las desayunantas está en lo que antaño se llamaba "estado interesante", las dos viciosas echamos hacia atrás las sillas para evitar que el humo la alcanzara.
En esas estábamos, en lo de alejar la silla, cuando la mía perdió contacto con el suelo y ella (la silla) conmigo adherida, se defenestró por el escalón sin protección de 20 centímetros que eleva la terraza del suelo de hormigón.
Una es muy sufrida y lo único que dijo fue aquello tan socorrido de "que caída más tonta", pero a los dos minutos el brazo izquierdo daba señales alarmantes de dolor.
En fin, para no alargar la cosa. Tras visita a urgencias, radiografías y tac (ineccesario para el diagnóstico, pero necesario para la facturación a la mutua) me aseguraron que tenía una pequeña rotura en la articulación del codo. Me enyesaron y me dieron cita para dos días más tarde, no sin despacharme una buena dosis de ibuprofeno.
Y mi ex jefe -que no sé cómo se entera de todo- mándandome mensajes preguntando si era verdad que había intentado suicidarme tirándome de una silla.
Dos días más tarde el traumatólogo de la mutua no tiene claro que sea una rotura, pero que llevar enyesado el brazo no me va a perjudicar. Mira que gracioso, como si tener el brazo en ángulo recto permanentemente fuera el estado ideal del mismo. El yeso no me lo quitó, pero estuvo a punto de mandarme a la consulta del psiquiatra cuando extendió el papel con la baja laboral y dije que no quería baja, que a mí me pagaban por pensar y no me habían diagnosticado traumatismo cerebral.
Evidentemente, escribir no ya con una sóla mano, sino con un par de dedos, me inhabilitaba para concurrir a concursos de mecanografía, no ya por la rapidez (que sí), sobre todo por la cantidad de errores y la mala uva que se me ponía al tener que corregir todo el tiempo.
Así que van a tener razón los de sanidad. Fumar perjudica seriamente la salud.

9 comentarios:

Folken dijo...

¿QUE NO QUIERE USTED LA BAJA?
¿QUÉ SE HA CREÍDO QUE ES ESTO?
¿UNA COMUNA LUTERANA?

Capazorros dijo...

¿Pero al menos podrás encenderte el cigarro?¡No?

Fer dijo...

Anda que no querer la baja... ¿no serán efectos secundarios del tortazo?

PD: mi querida L. y un servidor le deseamos una pronta recuperación de su lastimoso trance.

JAVIER dijo...

Vaya que lamentable episodio. Creo que eso de fumar hace danho a la salud ahora sera para ti: "Fumar te puede dejar sin salud para siempre" jajajaja y encima no querer ir a casa a descanzar ya es caso de estudio psiquiatrico jajaja...Saludos.

Laura Diaz dijo...

Un mal paso cualquiera da en la vida, dice el viejo refrán. Lamento la caída y sus consecuencias, pero Usted sabe que suele suceder que los traumatismos más tontos pueden traer serias consecuencias. Cuídese que el codo es muy importante aunque no tenga las estrellas que se le adjudican a la cadera o al hombro. Recupérese pronto.
PD. Lo del cigarrillo es una anécdota, pudo haberle sucedido bebiendo café con leche.

Pilt Rafa dijo...

Como ya se encuentra mejor, le diré que la anécdota (anérdota para algún alumno mío) merece un accésit a los premios Darwin...

Ánimo y a recuperarse totalmente

pcbcarp dijo...

Estimada Sra. Liddell: Pasando por alto los comentarios de esa panda de funcionarios no fumadores y lumpen desclasado cuyos sueldos pagamos con nuestros impuestos, he de decir, que me siento solidario de vueseñoría. Sobre todo cuando esta tarde he tomado algo con una horda de supuestos proletarios (borrachos) que me han preguntado por qué no he ido a no se qué manifestación y, cuando les he dicho que es que estaba currando me han mirado muy raramente.

pcbcarp dijo...

Me solvidaba: Espero que se mejore Vd. Si estuviera en los Madriles, tenemos la mejor fisioterapeuta de esta lado del Manzanares, pero para trasladarse a Valencia supongo que cobraraá un zigoto o dos.

Soy Aromático dijo...

jejejejejeej!!!

me imagino al pobre doctor intentando autoconvencerse de que no habia visto a un fantasma o algo por el estilo!