jueves, febrero 17, 2011

Necesito tiempo libre

Después del cabreo, ahora estoy inmersa en papeleo. Porque esto ha sido un no parar, que si firmar papeles, que si presentar papeles, que si entrevistas … Joer con la ajetreada vida del recién parado, si es que era un estrés insoportable.

Hay cosas que de pronto descubres, como las oficinas del paro, o del INEM, o del Servef o lo que demonios sean. Ganas de cambiar de nombre a las cosas para que no parezcan lo que son: oficinas del paro.

Pues fue una experiencia inolvidable y me pidieron documentos que incluso he leído en alguna parte que ya no se expiden, como el Libro de Familia. ¡El libro de familia! Tuve que volver a casa y buscarlo, alargando un poco más de lo necesario la tramitación de la prestación por desempleo.

Porque lo de darte de alta como demandante de empleo es fácil y rápido, pero lo de pedir que te paguen por no hacer nada lleva otro ritmo … y muchos papeles. Total, toda una mañana en la oficina, y mira que no paraban.

Como la espera es larga y fui tan imprudente de no llevarme nada para leer, me dediqué a observar al personal. Había marroquíes para aburrir; también había sudamericanos, pero los marroquíes ganaban por goleada.

No contentos los del paro con darme de alta y recoger la solicitud de págueme usté el paro, primo, mire que no tengo na que darles a los shurumbeles, me fijan una entrevista “en profundidad” a la que tengo que acudir con más papeles: títulos académicos, vida laboral, cartilla de la seguridad social, currículum …en fin, la cuestión es tenerme entretenida.

Luego la ex empresa ha contratado a un intermediador de esos para que, se supone, nos recoloquen. Y tiene una pinta como para salir corriendo. Me han citado ya dos veces y todavía la propia que me han asignado no sabe qué hacer conmigo. Bueno, en realidad creo que ella no sabe qué hacer. Me huele a un sacacuartos. Dice que me va a enseñar cómo hacer entrevistas.

Otra cosa que me dijo es que tengo que activar “mi red de relaciones”, que vengo a interpretar como que ponga a mi familia, amigos y conocidos a buscarme trabajo. Eso tan socorrido de “oye, si sabes de algo …” Y digo yo, ¿esta pretende cobrar por que mis amistades o yo misma encuentre trabajo? Hay que echarle morro a la vida.

La cuestión es que tengo ya algunas ofertas de trabajo. Unas van en serio y otras no llegan a mileurista, se quedan en quinientoseurista, pero por lo menos me tendrán entretenida y podré aprender algunas cosillas.

Luego están los cursos que quiero hacer y que, desgraciadamente, son carísimos y los que resultan asequibles no tienen titulación oficial. No digo que no sean útiles, sino que no servirán para acreditar oficialmente el conocimiento. Ya se sabe que en este país sufrimos una enfermedad endémica llamada titulitis.

Y en esas ando. Espero que dentro de poco vuelva a tener obligaciones laborales y, por tanto, disponga de un poco de tiempo para escribir, porque esto del paro me lleva muchísimo tiempo.

2 comentarios:

Folken dijo...

Yo hice (obligado) un cursillo de esos de "competencias profesionales" y también te decían que tenías que mover a familia y conocidos para buscar trabajo y tal. Un tema después, te decían que tenías que dejar atrás y no hacer caso a familia y amigos (zona de confianza, la llamaban) para encontrar empleos y mejorar en tu curro.

Lo que cuentas me recuerda a cuando el 50% de mis genes se quedó en paro. Los orientadores profesionales del INEM (Ahora SPE) son desde entonces para mi de una diligencia legendaria. Para pegarles fuego a todos.

Fer dijo...

Yo estoy con Folken. Esto de los orientadores me parece una gilipollez de dimensiones áureas.
Me entran los mil males cuando me acuerdo de cómo el Servicio (ja) de Orientación (jaja) y de Empleo (jajaja) de la USal (jajajaja) me llamó para un cursillo acerca de cómo buscar trabajo. Y tenía que ir sí o sí, porque era una convocatoria del ECyL.
Conclusión: tres entrevistas en cuatro semanas para decirme chorradas. Y otras dos firmas más para justificar dos entrevistas a las que no iría.
Corolario: dicho servicio aún no me ha llamado para entrevista de trabajo alguna, y eso que amplié bastante mis miras profesionales.
Corolario 2: espero que todo pase lo más pronto posible y consiga usía un buen trabajo.