miércoles, diciembre 20, 2006

Pasar a la historia

“La lista de los reyes godos era más amplia que la que miles de niños españoles aprendieron de memoria en la escuela. Iudila, Sindila, Suniefredo y Ardo, no figuraron nunca en la letanía que recitaron de carrerilla durante generaciones”, asegura hoy El País.

Sea usted rey godo para que al cabo de 1500 años se olviden de uno. No ya que glosen su reinado, siquiera que aparezca en una lista que servía básicamente para ejercitar la capacidad de memorización de los niños.

Iudila, Sindila, Suniefredo y Ardo han caído en el olvido. Fueron caudillos revestidos de dignidad regia. Y aquí tenemos una pandilla de caudillitos zarpa a la greña empeñados en pasar a la historia. Que si hoy invado Irak, que si hoy bombardeo Gaza, que si mañana tiro de las orejas a los iraníes, que si el ayatollah de turno augura el uso de bombas atómicas … Todo por pasar a la historia.

Esfuércese como un cosaco (o un huno) en decir a todo que no, para que engrosar el pozo negro del olvido.

Hay dos posibilidades. Que pasen como lo hizo Calígula o Hitler o sencillamente les pase como a nuestros olvidados monarcas. Que te recuerden tocando la lira mientras se quema Roma, que pases a la historia como el mayor asesino de la historia o que seas un innovador como Hammurabi y promulgues la primera ley escrita … pero ser el primero en algo, hoy día es inaudito.

Para pasar a la historia es preferible descubrir las leyes de la física gravitacional, el mecanismo de la inmunización o inventar el vehículo mecánico con motor a explosión. Hoy incluso los niños de secundaria no es que ya no reciten la lista de los reyes godos, es que les preguntas por un godo y pueden responder que un videojuego o la última droga de diseño.

(Conversión de Recaredo en versión de Muñoz Degrain)

10 comentarios:

Camilo de Ory dijo...

Hazy reyes godos y reyes godos.

Si te llamas Chindasvinto, estás jodido. Si te llamas Witiza, a ver quién es el guapo que se mete contigo.

Sólo quería decir eso.

anilibis dijo...

Habrá que mudarse a Canarias. Ahí todos somos godos.

Dr. Strangelove dijo...

Esa pregunta tan mítica del listado de los Godos nunca la pude vivir. Quizás eramos muy ignorantes.

Te deseo una Feliz Navidad.

Que lo pases en grande!!

Un abrazo

Jody Dito dijo...

A mi me parece que no es normal que a alguien se le recuerde por godo. ¿qué pasa con los flacos como yo?, ¿no tenemos derecho a eso mismo?

hablando de otra cosa, para godos, godofredo, ese si que..., ese si que era godo, si lo veís en los dibujos, casí no cabe.
Yo si, si tuve que aprenderme lo de los godos, pero no porqué me obligaran sino porque era yo muy cumplido y pelota, para nota, ya sabe usted Sta. liddell. Además ya me había aprendido eso de a, ante, cabe, con, contra....etcetcetcetc. ¿y qué era para mi una lista más? siempre he estado rodeado de listas y es por ello por lo que yo destáco tanto. Nada más popr hoy, creo que ha sido suficiemte (esto es para que me vaya conociendo, Sta. aburrida y estresada.

pies diminutos dijo...

Nunca estudie la lista de los reyes godos... pero mis padres aún la recitan si se lo pido. No se lo pido habitualmente, claro :-)

Anónimo dijo...

Desde mi experiencia como alumno de Historia, puedo prometer y prometo que nunca me obligaron a aprenderme dicha lista en la carrera.
No existían los godos, de hecho, no se daban en ninguna troncal. Si se nombraban, era de manera furtiva.
Sin embargo, en una asignatura de libre elección (Historia de los Visigodos, se llamaba) sí entré en contacto con todos esos sugerentes nombres para gatos. Muchos, muchísimos, casi todos, ya los conocía. Pero otros, como Gesaleico, escapaban a mi intelecto...
... hasta que, de tanto repasar los apuntes, de tanto estudiar, terminé aprendiéndome la lista al completo, cada uno con sus añitos (o días, eran muy dados al regicidio) de reinado.
Ahora, en algún punto de mi mente, dicha lista permanece acumulando polvo.
Y no pienso recuperarla para incluir a cuatro mindundis, qué leches.

Alicia Liddell dijo...

Vaya, Fer, me sorprende. Así que tiene un lado oscuro ...

Anónimo dijo...

¿Yo? ¿Un lado oscuro?
Ruego me lo explique, Alicia, para poder corregir cualquier duda generada por mi testimonio en estos días tan entrañables.
(Y un saludo a esos cuatro reyes godos, los pobres).

Tritacora dijo...

Amen de la añeja revancha que me produce el acertar de pleno "las letras de la palabra verificadora", como si con ello me vengase de tanto examen suspendido por culpa de los multiparidores reyes godos... El motivo de mi irrupcion por su buardilla neuronal, milady, no es otro que el de reiterarle mi admiracion y respeto... Y desearle de todo cerebro, un ingente superavit de Noches Buenas para sus dias y reencarnaciones varias.

Abrazos venturosos de Paz, Salud y mucha Imaginacion, para usted y los suyos y el resto de empadronados que completen su censo.

Sea...

Alicia Liddell dijo...

Tritacorino, ojalá acertar de pleno la maldita palabra de verificación tuviera premio. Le deseo que salga con bien del año y que el próximo sea más llevadero.