sábado, julio 19, 2008

A la chita callando

Pues eso, que sin grandes alharacas y en un ambiente tan caínita como el valenciano, resulta que llevamos un año de reconocimientos internacionales en los ámbitos del diseño y de la arquitectura como no se había producido nunca.

Wallpaper, una de las revistas gurú de este mundo, distinguía hace unos meses a tres fabricantes de muebles valencianos: Andreu World, Gandía Blasco y Punt Mobles. Merecidamente, muy merecidamente.

Aunque parezca que el diseño de producto reside en Barcelona, hay empresas en la Comunidad Valenciana que llevan ya décadas marcando el rumbo y estas tres son buena muestra de ello. Andreu celebró el año pasado nada menos que 50 años de existencia, por supuesto que hace medio siglo no se parecía mucho a lo que es hoy, pero Andreu como Punt y Gandía han dado un giro a su producción, a su concepto de empresa cuanto menos tan sorprendente como exitoso.

Gandía, hasta hace unos 20 años, era fabricante textil en Ontinyent. Cuando la firma pasó a manos de los herederos le dieron un cambio paulatino, pero no por ello menos radical. Empezaron a producir alfombras diseñadas por Marisa Gallent, Sandra Figuerola o Lina Vila. Alfombras de algodón estampadas en colores vivos o de sisal. Unos pocos años más tarde empezó la producción de muebles de exterior, para lo que contó con profesionales como Francesc Rifé.

Punt, Premio Nacional de Diseño, también cumplió recientemente 25 años. Algunas de sus piezas son ya clásicos contemporáneos, como la librería “Literatura”. Ha iniciado la colaboración con otras empresas para producir productos más allá del mobiliario, como son los lavamanos “boeing” y ahora con el gigante Tau en la producción de muebles de exterior con cubierta de porcelánico.

Tras el megapremio que supone la triple distinción de Wallpaper, llegó el Premio a la Excelencia Empresarial Príncipe Felipe en su categoría de diseño a la joven firma Viccarbe. Su producción, por ejemplo, equipa a la nueva terminal del aeropuerto de Zaragoza, el restaurante del Centro de Arte Reina Sofía o las tiendas de la firma italiana –que tiene tela la cosa- iGuzzini.

¿Esto es todo? Pues no, porque resulta que los chicos de Cul de Sac han obtenido un Compasso d’Oro por la colección de relojes que han creado para la empresa, también italiana, Lorenz.

Resulta que empresas y diseñadores españoles están trabajando para los glamourosos italianos. Ximo Roca está realizando proyectos para Zalf, del todopoderoso grupo Euromobil.

2 comentarios:

Folken dijo...

Ambiente cainita.

Qué gran verdad.

Fer dijo...

Me voy del hilo, lo sé, pero... ¡vuelve, Alicia!, ¡que Federer está derrumbándose!
(Me llevo las manos a la cabeza, me meso las ralas barbas, me desespero y pienso que no es verdad, que a ver si va a resultar que el suizo es humano).
¡El imperio se cae y nosotros de brazos cruzados!