lunes, septiembre 21, 2009

Cómo nos esquilman las entidades financieras

Mis padres, como clásicos abuelos, cuando nacieron mis hijas abrieron sendas libretas de ahorro que les fueron entregadas a los 18 años. Desde hace algún tiempo, la cartilla de la pequeña reposaba en un cajón a la espera de dar uso a los fondos y hete aquí que ella, en un alarde de independencia económica, dijo de pagarse la matrícula de la Universidad.

Así que más chula que un ocho se presentó en la caja de ahorros y entregó su cartilla para que le fuera entregada la cantidad en cuestión. En la entidad, además, dado que el documento era ya bastante antiguo, actualizaron la cartilla y le entregaron una nueva.

Cuando llego a casa me la entregó y ahí se me pusieron los pelos de punta. Me explico. En los últimos años se le había pagado semestralmente los intereses devengados por el depósito, pagos que oscilaban entre las astronómicas cantidades de 0’03 y 0’05 euros. Por el pago de estas cantidades le cobran una comisión de 0’5 euros.

Le dije a mi hija que, visto lo visto, ruegue que no le paguen los intereses, porque cada vez que lo hacen le cuesta una pasta. Vamos, que renunciamos gustosamente a nuestros derechos siempre y cuando ellos dejen de cobrarse una comisión que comparada con el ingreso sobre el que se aplica es más que escandalosa.

Ya se sabe, los bancos, tacita a tacita …

4 comentarios:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Tacita a tacita se han quedado con miles de viviendas colgadas, respaldados por el gobierno, y esperando mejores tiempos para volvernos a hipotecar. Menos mal que yo me he mudado al fin de los tiempos.
Un saludo

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Lo de los bancos con el cobro de las comisiones, es una verdadera vergüenza, te animo a que mires, una iniciativa emprendida en Estados Unidos, contra el cobro de comisiones, muchos clientes, cuelgan vídeos en internet, explicando el abuso.

un saludo.

Fer dijo...

Madre de dios... entonces, lo que le pasaba a Fry en Futurama, ¿es mentira?

NB: a Fry lo que le pasaba es que le actualizaban la cartilla con los intereses acumulados durante mil años y resultaba ser archimegamultimillonario de los del cagarse.

El chicharrero terrible dijo...

¿Que nos hubiera resultado de justicia al ir a actualizar la cartilla?
¿Cuanto dinero había para hacernos una idea del abuso?

Disculpen, hoy me encuentro travieso.