lunes, octubre 23, 2006

Una máquina perfecta

Tiene 25 años y es un mecanismo de precisión suizo. Sencillamente, perfecto. Le veo jugar desde 1999, que yo recuerde. Entonces era un jugador correcto, correoso, pero no precisamente brillante.

Desde febrero de 2004, va para tres años, conserva holgadamente el número 1 del ranking de tenistas. Y es que es un gustazo verle jugar.

Roger Federer es elegante, muy elegante. No es un prodigio físico, no es un jugador potente, no es un jugador de “pegar palos”. Se mueve en la pista sin aparente esfuerzo, siempre está en el lugar adecuado, es paciente. Se agazapa, se defiende, y cuando el contrario espera que simplemente pase la bola, zas, se da cuenta de que ha perdido el punto.

No tiene golpe malo. Es un sacador prodigioso, aunque no es un bombardero como Phillipousis o Rodick. Tiene una derecha letal, pero su revés no tiene mácula.

Es paciente al fondo de la pista, no arriesga en las subidas a la red, pero cuando lo hace, es inapelable. Su seguridad desarma a cualquier contricante.

Ayer, en la final del Masters de Madrid, Fernando González empezó muy serio, incluso poniendo a Federer en algún aprieto. Cuando todo indicaba que el primer set iba a terminar en la muerte súbita, llegó la ejecución.

7-5 y a partir de ahí un auténtico calvario para el chileno que jugó muy bien. 6-1 y 6-0.

Si juegas bien, si haces el mejor partido de tu vida, si eres uno de los mejores jugadores del circuito y ves ese marcador es para desesperarte. Y le ves a él, a Federer, casi sin despeinarse, serio hasta que gana el último punto y entonces esboza una sonrisa. Un jugador que no celebra sus puntos, que no expresa ninguna euforia mientras tiene la raqueta en la mano. Uno llega a preguntarse si no será un artilugio de alguna de esos prodigiosos talleres suizos de relojería.

6 comentarios:

Luis Rivera dijo...

Aunque juega diferente me recuerda a Lendl. Es sin embargo, pese a su seriedad y frialkdad, más cercano e incluso más cordial. Creo que estamos posiblemente ante el mejor jugador de la historia del tenis (lo mido en eficacia) y sin embargo es difícil darte cuenta de ello. Uno tiene la impresión de que podría aguantarle en la pista hasta que finaliza el punto sin depeinarse.

Alicia Liddell dijo...

Es cierto, Luis. Es como Lendl, pero en cordial. Lendl era tan frío que parecía repeler el contacto. Federer, por el contrario, una vez suelta la raqueta, resulta acogedor y amable.

La diferencia con otro número 1, Sampras, es que resulta mucho más completo. Sampras era incapaz de ganar en tierra y Federer, de momento, ha ganado algún que otro torneo y mejora en esa superficie. Si yo fuera Nadal, para el próximo RG me ataría los machos.

Francamente, de momento no le veo límites ni nadie que le pueda hacer sombra. Lo de Nalbaldian fue un mal día, pero el argentino le echó redaños en aquella final de Shanghai.

Luis Rivera dijo...

La verdad Alicia es que Lendl repelía el contacto. En los campeonatos evitaba confraternizar con los demás jugadores incluso en los vestuarios. Hizo de su frialdad un arma psicológica. De hecho, hay algo que me llama la atención y es que cuando con gente que gustamos del tenis (yo he sido uno de los 10 peores jugadores del mundo) y emnpezamos a citar nombres de los grandes, Lndl nunca sale, no es recordado de manera automática. Sampras, Conors, Nastase, te pueder ir hacia atrás hasta Rod Laver si quieres, pero Lendl permanece agazapado. No es un tipo del que la gente se acuerde. Creo yo.

beren dijo...

Lo de este señor es tremendo, no recuerdo a nadie ganar con tanta facilidad. Uno no se cree que haya nadie que pueda ganarle y a veces uno se plantea si es que él es tan bueno, o es que el nivel del tenis no es tan alto como en otras épocas. Un crack este hombre, que además parece un tío sencillo.

Alicia Liddell dijo...

Beren, es MUY BUENO. Incluso durante los años de monopolio de Pete Sampras, alguna semana había algún tenista que podía aparecer como nº 1. Cuando empezó la decandencia de Sampras fueron nº 1 Marcelo Ríos, Carlos Moyá, Marat Safin (una de mis debilidades) incluso Juan Carlos Ferrero. Pero desde que Federer se hizo con el puesto no hay nadie que le tosa. Quiero decir, que antes la lucha estaba más igualada, pero es que Federer casi dobla a su inmediato seguidor, que es Nadal.

Librepensadores dijo...

Alicia: Como bien dijo Manolo Santana a propósito del Masters Series de Madrid, Federer es el "único jugador técnico que hay en este momento". Ha tardado años en transmitir emoción al verle jugar, porque es gélido, pero ahora transmite la emoción de la belleza y precisión de su juego. ¡Cómo lifta la bola desde el fondo de la pista cuando los demás simplemente responden como pueden!
Federer es la recuperación del tenis clásico con la fuerza del atleta actual.
Saludos, Bartleby.