jueves, junio 21, 2007

La película de mi vida (2): Arsénico por compasión

Ya tenemos nueva lista de las 100 mejores películas de todos los tiempos. Pocos cambios, eso sí.

Como ya comenté en su día, yo me decantó por la película de mi vida. No es la única, tengo algunas más. Por ejemplo, “Arsénico por compasión”. No puedo evitar verla cada vez que la ponen en la tele. Creo que dos veces en el último año.
Me chifla el razonamiento de Cary Grant a sus tías tras descubrir las actividades a las que se dedican:
- Estáis desarrollando una costumbre muy fea. A ver como os lo explico. No es sólo que sea ilegal. ¡Es que está mal!
Mientras ellas defienden que hacen una labor humanitaria.
Otra escena soberbia es el diálogo entre Jonathan Brewster y el Dr. Einstein sobre el número de asesinatos cometidos. Einstein, con paciencia y muy buenos modales, trata de convencer a Johnny de que no puede contar como víctima a uno que murió de pulmonía. Todo ello porque Brewster no quiere reconocer que sus angelicales tías son más letales que el asesino más buscado de América, él mismo.

Los personajes son excepcionales, desde el taxista que espera infructuosamente llevar a la pareja de luna de miel hasta el policía con ínfulas de dramaturgo que deja atado y amordazado al pobre Grant porque así le puede leer su obra.
Por no hablar, claro, del doctor Einstein en la piel de Peter Lorre.
Al margen de los personajes centrales –las dos tías, Cary Grant, el hermano psicópata, el hermano Teddy Roosvelt- el gran acierto de la película son esos personajes secundarios, cuya presencia en pantalla es brevísima, pero que resulta el contrapunto perfecto al alocado argumento.
Para mí es la película más redonda de Capra, más que “¡Qué bello es vivir!” porque carece de moralina y es absolutamente malintencionada.
Lo que me parece extraordinario es que “Arsénico por compasión” pasara el Código Hays. Para empezar tenemos a dos venerables ancianas que se dedican, impunemente, a cargarse caballeros. Para continuar los entierran en el sótano –teniendo como tienen un cementerio al ladito mismo de casa-. Además un criminal como Jonathan Brewster campa por sus respetos y si al final es apresado es por pura casualidad, ya que los policías son unos completos ineptos. Y eso que no queda claro si el asesino se ha cargado a 12 o 13 individuos.
De Capra también hay otra película que me encanta: “Un gángster para un milagro”, con unos excelentes Glen Ford y Bette Davis y, como no, un elenco de secundarios excepcional.

7 comentarios:

Gabriel Syme dijo...

La desconocía (privilegios de la juventud relativa), pero suena como el tipo de película que me gustaría mucho. Ya me he puesto buscarla. Gracias por mencionarla.

pcbcarp dijo...

Desde luego, una de las películas más redondas que he visto en mi vida. Además, tuve la suerte de verla por primera vez en el cine hace veintitantos años en un ciclo raro, en el Griffith, creo que fue (de lo que si me acuerdo es de con quién iba yo... ¡aaay!)

Manuel Márquez dijo...

Compa Alicia Liddell, aun reconociendo que se trata de una peli celebradísima, y que no le faltan méritos para ello, a mí Arsénico por compasión no termina de hacerme mucho tilín... Eso sí, no es una cuestión exclusiva de este título, sino que se extiende, en general, a todo el subgénero de la screwball comedy, que no termina de llegarme, no sé muy bien por qué...

Un abrazo.

piedra dijo...

Nunca vi esta pelicula. ¿Segura que no estas en una dimension desconocida? Porque puede ser...

Alex dijo...

"El Hombre Tranquilo" sería una de las cinco/diez películas de mi vida. Elección impecable (no sólo por que coincida con mis gustos) e impecable reseña la que le dedicaste.

Personalmente, de Capra me quedo con "Juan Nadie", su película más negra y desesperanzada, pese al inevitable happy end que le endilgaron. De hecho, el cine de Capra es más oscuro de lo que la mayoría de la gente piensa. Aquella visión pesimista de Pottersville en "Qué Bello es Vivir" no ha sido igualada en vileza. Incluso una película tan aparentemente amable como es "Un ganster para un milagro" esconde una subterranea amargura que no logra camuflar completamente su colorista apariencia. Por cierto, si no has visto la primera versión de esta película deberías, Alica. Digirida también por Capra, es tan brillante como el remake con dos grados más de idealismo que no le pesan demasiado. Por cierto, si no recuerdo mal, el prometido de la hija de Annie Manzanas, que en la segunda versión es italiano, en la primera era valenciano. Dulces tiempos aquellos previos a la guerra civil en los que desde fuera se veía este país como prospero. Sin duda los yankes no lo conocían a fondo.

Estupenda película en cualquier caso, "Arsénico por Compasión". Y curiosa esa primera escena en la que los protagonistas se ocultan de los paparazzi. Casi 70 años después todo sigue igual a ese respecto.

Rafa Porcar dijo...

No me canso de verla...
"cargueeeennnn!!!!!!"""

pcbcarp dijo...

Vuelvo por aquí y puntualizo: a mí también me gusta más "El hombre tranquilo", ¡hombre...!