miércoles, julio 04, 2007

Lo que no te mata te hace más fuerte

Cinco días para un partido de tenis. 241 minutos. Más de cuatro horas. Ocho calentamientos, siete parones. Cinco sets: Un cabreo monumental.

La cara de cabreo que se le puso ayer a Nadal cuando volvían a interrumpir el partido –dos parones en seis juegos- era monumental. Otro se hubiera líado a pegar patadas o hubiera cogido a un árbitro por el cuello. Otro se hubiera ciscado en todos los británicos, en el jodido clima británico y su jodida tradición.

Pero lo que no mata, te hace más fuerte. 7-5 en el quinto set. No hay muerte súbita en el quinto set. Si no llega a romper el servicio del sueco con 6-5, igual les tenían que sacar en camilla de la pista. Afortunadamente pudo aprovechar la quinta bola de partido (la primera la tuvo en el tercer set ... hace dos días)

Menos mal, porque tal como pintaban las cosas con Soderling -21 saques directos, 56 golpes ganadores por 46 de Nadal- ganar ese partido era labor de titanes. Nadal cometió 12 errores menos y eso le dió el triunfo.

Eso, su concentración a prueba de cabreos, su espíritu de sacrificio, demuestra su fortaleza. Vamos, si hubiera sido yo, ayer mismo hubiera cogido un avión para Mallorca y que les dieran fresas con nata.

No voy a olvidarme de Ferrero, quien ayer hizo un gran partido. Espero que no sea un espejismo. Ahora le espera "la bestia".

4 comentarios:

Fer dijo...

Al fin, Alicia, pudo Nadal rematar la faena, cuyas consecuencias arrastrará el resto del torneo.
Sigo sin entender cómo los tenistas no se rebelan contra las normas de Wimbledon. Una cosa es que la vestimenta sea blanca y decente (blanca y radiante va Sharapova), y otra es que un partido aburra hasta a los propios jugadores.
Allá la Pérfida Albión con sus pérfida etiqueta.

Alex dijo...

Eso de los partidos fragmentados es duro para el jugador y exasperante para el espectador. Me alegro por Rafa y lo lamento por el tipo que gestiona la divertidísima page http://www.antinadal.com , tipo que se dedica a recopilar las derrotas del mallorquín y al que dejé un inocente mensaje hace tiempo que (él sabra por qué) decidió borrar. El mensaje se lo dejé al comienzo de la temporada de tierra y venía a decir algo así como "ahora podrás tomarte un par de meses de vacaciones". Y lo cierto es que debió hacerme caso porque no ha vuelto a actualizar.

Lo de la lluvia es curioso. Habré visto casi todas las finales del torneo de los últimos veinte años (desde que era un niño) y no recuerdo que se suspendiera ninguna. Y eso, como decía en narrador de "Magnolia", no puede ser casualidad.

Fer dijo...

Bueno, pues Rafa ha remontado dos sets en contra frente a Youzhny y ya está en cuartos de final.
Le aguarda, mañana, un tal Berdych, amiguísimo suyo desde no sé qué movida en el Masters de los Madriles.
Mi pronóstico: estoy a la espera de descifrar una profecía de Nostradamus al respecto. Hasta entonces, un triple en la quiniela.

PD: Alicia, qué alegría debe ser para ti saber que, a la Fórmula Uno, quizás se le una la Copa América 2009 dentro del gran programa de deportes populares (nunca mejor dicho) de la tierra de las flores, de la luz y del color.

Alicia Liddell dijo...

Alex, en la web de Wimbledon la previsión del tiempo alcanza hasta el lunes próximo, aunque sábado y domingo están marcados con "sunny". De momento no han fallado las predicciones, así que confiemos que éstas tampoco fallen.

Por cierto, el antinadal podría haber actualizado, ya que Rafa perdió en Halle.

Fer, no sabe lo que le agradezco que se alegre de lo de F-1, la Copa del América ... Me fallaron los kiwis, cachislimochis ....

La cuestión es que ahora lo de la Copa del América se complica. Resulta que el capo Bertorelli dice que le molesta el puerto y los poderes fácticos económicos están que echan humo. Pero resulta que la ampliación del puerto prevista no gusta a los ecologistas y al centroizquierda (el PSPV) quienes prefieren que la ampliación se haga en Sagunto, así que al señor Bertorelli le han salido aliados por la izquierda. Mientras tanto, el legionario de cristo y la señá Rita, callan. En fin, que se esperan unas semanas la mar de entretenidas.