domingo, agosto 20, 2006

Del usteo

Escribe Esther Tusquets en El País sobre el ostracismo del “usted”. En contra de la teoría de que el tuteo es igualitario, Tusquets sostiene que “no hay mayor clasismo que tratar de tú a los obligados a tratarte de usted”.

Me parece una reflexión muy acertada. Estoy harta de que en las consultas los sanitarios, desde la auxiliar al médico, te tratan como si fueras subnormal o te conocieran de toda la vida.

Especialmente los médicos, que en muchos casos atienden a personas de edad que llegan a la consulta atribulados. Y enseguida el galeno suelta: “Vamos a ver, ¿qué te pasa?” Como si fuera un niño chico y caprichoso al que hay que reñir.

El tuteo médico, de todas formas, no atiende a edad ni condición. He puesto ese ejemplo porque es el que me parece más irrespetuoso.

Reconozco que tengo una especial aversión a la medicina y a los médicos, que a pesar de su proletarización, siguen comportándose como los brujos de la tribu.

Hace un par de años, después de una década, se me ocurrió ir a la médica de cabecera que me habían asignado. Creo recordar que fue para pedir una baja –la primera en 14 años- por un esguince de tobillo que muy amablemente me escayolaron en urgencias (la madre que les parió)

La médica aprovechó la ocasión para “ya que estás aquí” hacerme la historia clínica y reprocharme que desde mi último parto no había vuelto al ginecólogo. Ya digo que detesto a los médicos.

Así que me mandó al especialista y allí, como no tenían nada mejor que hacer, me aseguraron que tenían que operarme de algo que no sabía que tenía. Una chorrada.

De allí al cirujano que, revestido de la magia de salvar vidas, me trató como si fuera subnormal y dando por supuesto que no iba a poner en cuestión la necesidad de la operación que era a todas luces innecesaria.

Él insistía en el tuteo y yo remarcaba el usteo cada vez con más mala leche. Al darse cuenta de que no le reverenciaba –tal y como estaría acostumbrado- pasó a responder a mis dudas de la conveniencia de la intervención de forma agresiva.

Llegó un momento en el que sacó a relucir sus años de carrera, el mir y todo lo demás. Ahí me tocó las narices y le solté un “oiga, yo también tengo un postgrado”. Parece que se arrugó o más bien se acojonó cuando inmediatamente inquirió de qué era el postgrado. “Tranquilo –le respondí- no me dedico a litigar”.

A todo esto, la enfermera no hacía más que disimular una sonrisita que imagino provocada por lo inusual de la situación. Alguien se atrevía a encararse al sumo pontífice del bisturí.

Supongo que me habrán puesto en su lista negra.

Este es quizás un caso extremo. Pero ¿quién no recibe una llamada profesional de un desconocido y le tratan como si la noche anterior hubieran estado de farra?

El usteo denota respeto, pero en el ámbito profesional es una forma de marcar el territorio, de delimitar unas distancias para que la relación no se contamine de una inexistente confianza que, en muchos casos, resulta nefasta.

Me saca de quicio, por ejemplo, recibir correos electrónicos comerciales en los que me tutean conminándome a adquirir cualquier gilipollez YA.

Días atrás, en la casa paterna, todas las noches mi prima y su marido venían a hacer compañía a mis padres y a jugar una partida de cartas. Mi prima tiene una edad más cercana a mis padres que a mí –tanto mi padre como yo fuimos hijos tardíos, de ahí que él sea apenas una década mayor que su sobrina- y desde que tengo memoria le trata de usted, al igual que a mi madre. Sus hijos, algo más jóvenes que yo, también ustean.

Por supuesto, mis hermanos y yo nos dirigíamos a mis abuelos de usted, así como a mi tío.

La foto es el palacio episcopal de Astorga, proyectado por Gaudí

13 comentarios:

Miguel Sanfeliu dijo...

Leí el texto de Tusquets y me pareció muy oportuno, así como tu reflexión. Yo también defiendo el uso del usted, aunque de un "usted" desprovisto de reverencias y distancias.
Por otra parte, veo que hemos andado cerca. He estado en Asturias y en Galapagar.
Saludos.

Alicia Liddell dijo...

Cuidado con los cocodrilos. Hace un par de años se difundió la leyenda urbana (más bien urbanizada) de la existencia de cocodrilos en el embalse de Valdemorillo.

¿En qué parte de Asturias estuvo?

Miguel Sanfeliu dijo...

En Oviedo.
Gracias por el aviso de los cocodrilos, aunque lo que más molesta en este momento son las avispas.
¿No cree usted que después de cierto tiempo ya procede el tuteo?
Saludos.

Fer dijo...

Lo queramos o no, el tuteo y el usteo suelen levantar ampollas. Como un recurso más del lenguaje, depende de quiénes lo usen y dónde lo hagan, en qué contexto, etcétera.
Me explico: uno de mis primeros recelos hacia Salamanca se concretó cuando, al mes de mi estancia allí, comprobé que en cualquier establecimiento me trataban de usted. ¡A mí, de Extremadura, donde el usteo sólo conlleva el uso reverencial hacia mayores y, digamos, profesionales cualificados!
Y, mientras tanto, un amigo de Cádiz se hallaba encantado de la vida, tan habituado él a utilizar el "ustedes" por "vosotros" del dialecto andaluz.
Todo es relativo, me temo, más aún cuando la lengua entra en juego. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Qué piensan ustedes?

srcurri dijo...

Al principio era un acto de igualdad, tratar a los profesores del instituto y de la universidad de tú. Pero luego, es verdad, cuando todos somos iguales, uno se para a pensar si tiene que guardar las distancias y volver al usted. Sólo para decir: Oiga, señor, yo no soy como usted, no me meta en sus asuntos. En fin, la democracia tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Bonito astorga y las médulas, el bierzo entero, qué bonito. Disfrútalo. Un saludo.

devisita dijo...

En mis pagos de origen el tuteo es generalizado ya. Pero, claro, como tú dices,(o será... "usted dice") no creo que a nadie se le ocurra decirle de "tú" a un médico. Y ellos, claro, en general te hablarán de "tú".

Por eso, prefiero por lejos el "you" del nuevo pago en el que vivo. Las diferencias nunca están demasiado claras y no tiene importancia. El profesor, el médico, la vecina y tu hijo, todos son "you".
En el Sur de este país la diferencia está marcada por el "madam" o "sir". "Yes, sir", "Yes, madam (o maam)" que agregan los niños y jóvenes, obligatoriamente, cuando hablan con un mayor.

malambruno dijo...

Prometo corregirme y volver al usted. (Creo que en los últimos comentarios me había despistado.)
¿Ha estado usted en Galapagar? ¿Y Kafka ha estado también en Galapagar? Pues yo también he andado cerca. Pero a los cocodrilos del embalse no les tengo ningún miedo, aunque a las avispas...

Alicia Liddell dijo...

Malambruno, el usteo es un uso mío, no para los demás, a no ser que pertenezcan a la clase médica :)

Si se siente más cómodo tuteándome, yo encantada.

No, no he estado en Galapagar últimamente, pero tengo un amigo que vive a orillas del embalse y nos hemos hecho algunas risas a costa de los cocodrilos (de eso hace ya unos dos o tres años) Ya sabe, las típicas serpientes de verano periodísticas que este año, desafortunadamente, hecho en falta.

Entre Líbano, cayucos e incendios, este mes de agosto no hubo necesidad de tirar de esos socorridos mitos: el calamar gigante, Nessie o avistamientos de ovnis.

sfer dijo...

Yo tuteo y usteo cual pelota de pingpong: en una misma conversación, puedo empezar usteando, pasar a tutear rápidamente por la confianza que me inspira la persona en cuestión, darme cuenta de que he pasado a tutear cuando quizá no debería y volver al usted, y así suma y sigue... Si alguna vez caigo en tales incoherencias con "ustedes", espero me "perdonéis".

Laura Diaz dijo...

En el Río de la Plata se tutea más de lo que tolero.

En Montevideo se tutea menos que en Buenos Aires. Y en el interior de Argentina y en el interior de Uruguay, casi no se tutea, excepto en vínculos "horizontales". En el resto de América Latina se tutea menos que en el Río de la Plata.


En lo personal, me molesta mucho el tuteo como forma habitual de relacionarse con los demás. Creo que el tratarse de "Usted" es un acto de respeto al otro. Siempre trato de Usted a las personas que yo (a mis suegros JAMAS pude tutearlos, a pesar que me lo rogaron durante veinticinco años, y a pesar que los adoraba). También trato de Usted a todos los que considero "académicamente" superiores a mí. Muchas veces, si son de mi edad y me lo piden empiezo a tutearlos, pero nunca en los primeros encuentros. Sin embargo, entre "pares" y en circunstancias "informales" tuteo. Aunque, es justo aclarar, no uso el "vos" . El "vos" nacido en Buenos Aires, es muy usado por el porteño pero se ha extendido en Montevideo (siempre se nos "pega" lo malo!).El vos es acá el "checheo" algo más informal que el tuteo, y me cae muy pero muy mal, sobre todo si se usa en ámbitos académicos.

Tal vez soy demasiado "antigua"...

Me molesta que los estudiantes tuteen a los profesores en el secundario. Que los estudiantes a los profesores en la universidad. Que los médicos y demás profesionales de la salud a los pacientes. Que los pacientes a los profesionales de la salud.

No tuteo a mis estudiantes en la universidad ni a los médicos de la familia (excepto a alguno con quien tenga un vínculo personal). Si llegaran a tutearme, hago lo mismo, "los paro en seco" dirigiéndome a ellos en reiteración real con el USTED.

En la relación profesionales de la salud-pacientes, me molesta más aún que se dirijan a los pacientes con "viejito", "abuelito", "m´hijito". Una vez una enfermera me dijo "m´hijita" y le respondí malísima que yo no era su hija.

También integro varias listas negras por estas actitudes mías.

¿Estaremos muy viejos o, como comentó Miranda en un post hace no mucho la decadencia de la eduación alcanza niveles dramáticos?

Saludos

Francisco Ortiz dijo...

Pues yo prefiero el tú siempre, y cuando alguien me ustea suelo recriminárselo. Sólo a las personas mayores las trato de usted, porque están acostumbradas y es lo que esperan.

Alvy Singer dijo...

Yo depende: el usted lo utilizo habitualmente como fórmula de distanciamiento prudente , más que nada.

PD: La obra de Gaudí en Astorga, como buen nacido en Barcelona me imapctó. Parecía otro lugar en otro mundo. Lo ví bellamente contrastado.

Anónimo dijo...

Justo buscaba información sobre relación médico paciente, ya que en la práctica diaria no hay nada que mas me incomode que el tuteo. Soy médico, mujer y considero el usteo como demostración de respeto hacia alguién a quién no conoces y con quien debes establecer un dialogo por primera vez. No interesa que uno sea médico, abogado, enfermero, profesor, zapatero...etc. Dentro de mis años de formación se me inculcó el usteo como muestra de respeto hacia otros medicos, docentes, a los pacientes y en general.Lamenteblemente hay situaciones en la cuales en un intento de acercarnos al paciente o mostrarles un tono mas cariñoso podemos hablarles utilizando diminutivos que conllevan a tuteos no siempre correspondidos y a veces innecesarios, en eso concuerdo totalmente. Hay quienes lo toman de buena manera y hay quienes no y para eso hay que tener mucho tino. Personalmente prefiero el usteo siempre, si no, LOS PONGO EN MI LISTA NEGRA...:)