sábado, agosto 05, 2006

Pasatiempo veraniego


Hace algún tiempo –creo que más de un año- introduje una entrada sobre palabras en desuso y la belleza de las mismas.

Me gustaría, al hilo de un comentario recibido por parte de una amiga desaparecida y felizmente reencontrada, volver a proponer de nuevo el tema. Lo que Sfer denominaría, si no estoy equivocada, un meme.

Reproduzco a continuación el comentario de Pieldivina

"Ante tanto conocimiento de arcaísmos he de reconocer que mi aportación es pobre y quizá, casposa. Pero…¿no os acordáis de la palabra “chorbo”? Cuando iba al instituto (ay, cuánto hace ya de eso) la palabra “novio” era considerada una cursilada del año de catapún, utilizada solo por los carcamales de nuestros padres. Así que se recurría mucho al hoy olvidado vocablo “chorbo, -a”. La verdad, es que a mí (siempre he sido algo repipí para el lenguaje) no me gustaba esa palabra y no la utilizaba. Por cierto, ¿“año de la catapún” se admite también?"


23 comentarios:

Fer dijo...

Personalmente, no digo "año de la catapún", sino que, debido a mi condición de extremeño y al afán del sur por economizar el lenguaje, opto por "año catapún". Siempre lo he escuchado así, pero nunca ha caído en desuso.
De todas las palabras que se me vienen a la mente, elijo, por ahora, la de "atrochar" (atajar, aquí en Extremadura). Suelo pensar que se me llena la boca al pronunciarlo, extraña sensación.
Interesante propuesta, por otro lado, Alicia. Esto crecerá...

Laura Diaz dijo...

Desconozco las palabras que nombras. Sin embargo, sé bien a qué te refieres. En mi país (pequeñito, por cierto) han quedado en desuso palabras hermosísimas, que me empeño en seguir utilizando, razón para que mis hijos (y otros jóvenes a mi alrededor) me cataloguen de "mujer del siglo pasado". Ya que hablas de "novio", cuando yo era joven se decía "dragón", luego "pareja", después "amigovio"....y ahora "noviete". Para mí, ninguna "suena" como "dragón"!

Te digo más, muchas palabras que ya no se usan en Montevideo, se siguien usando en el interior del país.

Muy interesante tu reflexión.

Saludos

Portorosa dijo...

Muchas palabras juveniles dejan de usarse cuando sus jóvenes dejan de serlo; entonces, las de la siguiente generación las sustituye.

(Cambiando de tema: venía a decirte que leí el artículo de Goytisolo sobre lo de Israel-Líbano-Palestina, y me pareció magnífico. Como te digo en mi blog, es lo bueno de ser inteligente, razonable, y aun encima saber del tema.)

Besos.

sfer dijo...

Si os gustan las palabras y su historia, una recomendación: el boletín "La palabra del día" al cual os podéis suscribir a través de la web http://www.elcastellano.org. Recibiréis por correo electrónico el origen de una palabra cada día (aunque no siempre es cada día...). La de hoy, por ejemplo, era "agosto" (además de explicar el por qué del nombre, también me he enterado de por qué tiene 31 días, igual que julio...)

Por mi parte, no soy muy dada a utilizar palabrejos, y aunque mi abuela, cordobesa de bien, sí que tenía entre sus vocablos más utilizados alguna que otra curiosidad (como los "zarcillos", pronunciado por supuesto "sahsilloh"), es una costumbre que, desgraciadamente, no he heredado. Si se me ocurre alguna os lo haré saber, por supuesto :-)

zinnia dijo...

Ahh, mieldivina... Querida Alicia, acabo de recibir un correo suyo preguntándome si te llamas Alicia, porque ya no se recuerda. Sí, yo, tan discreta como siempre... Mieldivina, no me des las gracias. Para eso están las amigas.

Entrar en un sitio con garruchas. No he vuelto a oírlo. Lo decía mi madre cuando dejábamos el cuerto muy desordenado: aquí hay que entrar con garruchas.

Por cierto, Alicia, en tu blog también. Menuda expectación...

Besos de zin.

Fer dijo...

"Bichear". Es una palabra que me encanta. Viene a ser un equivalente de "curiosear", pero con un punto de travesura, de ver qué se puede hacer.
Se me ha venido a la cabeza. No me pregunten por qué.
Y sí, Alicia, debería estar enfrascado en un cantar de gesta, pero no me sale...

pieldivina dijo...

Querida zynn, qué honor me haces al tenerme presente en tus comentarios. Por cierto, al leerte me ha venido a la memoria el verbo “camandulear” y... ¡que el rayo me parta!, pero no sé qué extraña asociación de ideas me la ha hecho recordar.
Saludos a todos.

zinnia dijo...

El honor es mío, querida miledivina, si mi intervención en el blog de nuestra admirada Alicia te ha inspirado tan sonoro término. Por supuesto, no me doy por aludida.

Por cierto, y ya que hablamos del pleistoceno, ¿hay alguien que se acuerde o haya sido sicalíptico?

Besos. :)

anilibis dijo...

Mi padre me comentaba que cuando hacía la mili los mozos decían cosas tipo "achanta la mui" (calla la boca). De eso hará la friolera de casi setenta años... y el otro día viniendo a casa se lo escuché decir a un adolescente ebrio en pleno botellón. Um. ¿Revival?

(aquí sigo, agotada post-mudanza pero viva)

Fer dijo...

Hablando de "achantar", yo tenía entendido que venía a significar "acobardarse" por tierras manchegas.
Al menos, era lo que decía mi ex hellinera y repiten los albaceteños creadores de La hora chanante.
En Extremadura somos más explícitos. El verbo castúo equivalente sería "acagazarse". Mucho más sonoro, dónde va a parar.

Alexandrós dijo...

Perdóneme Alicia pero yo hoy pondría "dignidad"

Francisco Ortiz dijo...

Adarme. Bella, elegante, musical palabra. La utilizaba mi madre, sin estudios por culpa de la guerra civil, y quizá sin saberlo me animaba a amar las palabras sólo con usarlas, con decirlas. Hoy, tiene alzheimer, no recuerda ninguna palabra. Si yo oigo o leo adarme pienso inmediatamente en mi madre. Fíjate: tu sugerencia, Alicia, me ha emocionado.

Fer dijo...

Y cuarto comentario de un servidor, a quien Alicia ha despertado la arqueología del lenguaje.
"Pergañeta", por ejemplo, me apasiona. Es un ente abstracto similar al montuno, esto es, que apesta: "jeó a pergañeta" (peste a ídem), qué gran expresión.
También me valen otras palabras que decían mis abuelos: "jurramacho" o "jaquetona", para mujeres hombrunas. O "miaja" y "terruño".
Por no hablar de los gamusinos, claro, que tanto abundan en estas épocas del año.

beren dijo...

A mi siempre me gustó "zagal", me recuerdan los "capirotazos" que me daban de pequeño, cuando me "iba de parranda" y acababa en "Fernando Poo".
Gracias por tu visita y enhorabuena por el blog

Laura Diaz dijo...

Hace muchos días que no dices nada. Espero que estés de vacaciones. Un saludo

srcurri dijo...

La palabra que eligió Pérez-Reverte en esa encuesta de la palabra más bonita del idioma español fue "ultramarinos". Ya nadie dice eso, ni tampoco "multicopista" en vez de "fotocopiadora".

Por cierto, en la encuesta ganó la palabra "amor", ¿se puede ser más cursi?

Los Bicivoladores y un testigo de Gómez Torrego dijo...

"La figa de ta cosina en roetes de plastilina".

Tengo más.

R.

Lady Lammermoore dijo...

Chorbo es una palabra horrible que solo utilizaban las chicas bastas y ordinarias. Las educadas decían... perdonad pero no me acuerdo que decían.

Laura Diaz dijo...

¿Estás de vacaciones?

Se te extraña
Saludos!

Alicia Liddell dijo...

Fer, el léxico lejos de los centros de poder creo que es más rico.
Acabo de regresar de León, de un pueblo remoto, y he recordado un montón de palabras que allí se usan, por ejemplo "chiguito" por niño; "cadriles" que se refiere a la zona lumbar (me duelen los cadriles, aunque en realidad dirían: me mancan los cadriles)

El verbo mancar se utiliza en lugar de doler.

Ya ves todo lo que sale en un momento.

Francisco: Adarme es una palabra preciosa.

En aquello de la elección de la palabra más bonita voté por azahar, damajuana y alcuza, creo recordar.

Ultramarinos (o ultramarino) lo propusieron varios escritores, además de Pérez Reverte. A mi me gusta más ultramar. Ultramarinos tiene olor a tocino rancio y ultramar a aventura.

Venutz dijo...

superafavor del comentario de Fer, lo suscribo completamente y utilizo todas las palabras que dice!!! En mi pueblo son muy comunes (soy extremeño)

Salu2

Alicia Liddell dijo...

¡Qué divertido! Siguen llegando comentarios después de meses.

Aurora dijo...

En Asturias, que es mi tierra, tiene un significado distinto "doler" y "mancar". Diría: "me duelen los cadriles" y me "mancan los zapatos". Mancar se usa cuando algo o alguien te hace daño.
Hay palabras castellanas que hace mucho que no escucho: "añusgarse" por atragantarse o tener o sentir "andancio" por estar cansado