lunes, noviembre 27, 2006

Malos tratos

El Gobierno lanza una nueva campaña contra los malos tratos a las mujeres. El hecho, como es habitual, se apoya con datos que son rápidamente actualizados por la realidad. El mismo día que se presenta la campaña –no voy a entrar a analizarla- los medios difunden que hay tres nuevas víctimas.

Me centraré en un caso. En resumidas cuentas informan que un hombre de 87 años (ochenta y siete años) ha quitado la vida a su mujer (de igual edad). Que vivían solos y que la mujer llevaba años postrada en la cama por enfermedad y que no se conocían episodios anteriores de violencia doméstica. El hombre trata de quitarse la vida.

Y eso lo catalogan como un caso más que se suma a la larga lista de víctimas de malos tratos.

Sólo con estos escuetos datos se debería poner en duda que este suceso deba engrosar la lista. Más bien parece un caso de desesperación o incluso de compasión.

Dos ancianos que viven solos y que uno de ellos lleva imposibilitado desde hace años y el otro posiblemente se vea cada vez más incapaz de aguantar esa durísima carga en solitario. Es probable que el que puede valerse todavía por sí mismo vea su fin cercano y se preocupe del futuro del que queda desatendido, que considere que sobrevivirle no es una opción a contemplar.

El supuesto suceso de violencia doméstica enmascara otra realidad: el abandono de nuestros mayores, la soledad con la que se enfrentan a la enfermedad, la despreocupación de las administraciones. Este hecho no ocurrió en una gran ciudad, sino en un pueblo pequeño de la provincia de Castellón, un pueblo en el que se supone que todos se conocen, pero nadie previó la situación desesperada en la que debía encontrarse esta pareja.

Parece más bien un caso de necesidad de acabar con el sufrimiento y la incapacidad de hacer frente a una situación sin salida.

No estaría mal que estos hechos penosos dejaran de engrosar las listas de otro problema sumamente grave.

Como no estaría mal que todos los casos de falsas denuncias de malos tratos –que aunque sea políticamente incorrecto algunos miembros de la judicatura desvelan- sean convenientemente castigados. El tema es serio y no debe consentirse su utilización torticera para obtener ventajas o fastidiar al otro o usarlo, como nos hemos acostumbrado a ver, para obtener dinero y protagonismo.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Alicia, la violencia doméstica es un asunto MUY serio, arraigado en nuestras culturas, y que deja, en mi país, una muerte por semana (somos menos de tres millones, con lo que la cifra asusta).

Puede ser que el caso que comentas no se deba incluir en la lista, pero fue una muerte en el ámbito doméstico, sea cual fuere la causa. La soledad de los ancianos también es violencia. De la sociedad, porque los gobiernos que abandonan a sus ciudadanos. Y doméstica, porque los hijos y nietos no se ocupan de sus padres y abuelos. Un hombre mata a su mujer, eso es VIOLENCIA DOMÉSTICA.

Violencia no es solamente dar uno o mil golpes físicos. La violencia encubierta es la mas díficil de erradicar.

Antes, ninguna mujer denunciaba. Hoy sí lo hacen. Si dentro de esas denuncias existe alguna falsa, para eso están los jueces. Recuerdo un ejemplo que viene bien: la dictadura uruguaya destituyó de sus puestos de trabajo a decenas de miles de personas, por eso, en 1985, fueron restituídos con reposición de su carrera y todos sus derechos. Todos sabíamos que muchas personas se sumarían, sin haber sido destituídas por asuntos políticos o gremiales. Y nos lo aguantamos, porque lo IMPORTANTE ERA QUE NINGUNA REALMENTE DESTITUIDA POR LA DICTADURA QUEDARA SIN SER REINTEGRADA.

Con la violencia doméstica sucede lo mismo, ES PREFERIBLE QUE ABSUELVAN A ALGUN DENUNCIADO, y no QUE QUEDE IMPUNE UN AGRESOR.

Es mi deseo que con el paso del tiempo se equilibre ese asunto. Pero por el momento, prefiero alguna falsa denuncia, frente al hecho que no se denuncie. Somos recién nacidos en este aspecto. Una historia de malos tratos no se resuelve en una década. Nos llevará mucho tiempo aprender otra forma de convivencia, mientras tanto, todos somos alumnos, y los errores forman parte de este proceso.

Un saludo!

Miguel Sanfeliu dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices.
Yo creo que lo de los dos ancianos puede ser más bien un caso de eutanasia encubierta (otro encendido debate). Y lo de las falsas denuncias es una lacra que puede relativizar las auténticas e incrementar el escepticismo de quienes deben intervenir en primer lugar.
Por otra parte, creo también que se debería ser más enérgico con este tema, más contundente. No con campañas sino con medidas reales. La ley, a la hora de la verdad, tiene las manos atadas. Muchas veces sólo puede intervenir (y mal) cuando la víctima ya está muerta. O esa es la impresión que yo tengo.
Un saludo.

Kamante dijo...

Datos sobre violencia y maltrato. Muertes en el ámbito doméstico segun el anuario 2005 del ministerio del interior (datos de 2001 a 2005):

Año 2001: 68 mujeres (64%)
38 hombres (36%)

Año 2002: 77 mujeres (61%)
49 hombres (39%)

Año 2003: 84 mujeres (63%)
49 hombres (37%)

Año 2004: 79 mujeres (71%)
31 hombres (29%)

Año 2005: 71 mujeres (51,8%)
56 hombres (48,2%)

Autores de las muertes: Cónyuge, Ex cónyuge, Novio, Novia, Compañero/a sentimental, hij@s, padre/madre o pariente.

Ahora despues de leer estas cifras podeis leer la nueva ley llamada contra la violencia de género. Es una ley que no recoge la lacra que padecen los hombres en el ámbito doméstico y que no protege en absoluto a la victima cuando es un hombre.

No es de extrañar que esta ultima muerte de la anciana sea incluida en la cifra tan insistentemente repetida. Hemos caido en la neurosis colectiva de mantenernos en vilo a diario con el contador de victimas del género femenino. Parece ser que es una cifra que conviene recordar a todas horas mientras que las demas violencias y crimenes se callan e invisibilizan.

anónima Paula dijo...

Estoy plenamente de acuerdo con todo lo que ha dicho Laura. No queda más que añadir, ella lo ha expresado perfectamente.

Y por supuesto que hay que añadir la violencia contra los ancianos y contra los niños. Contra el débil, el marginado, el desprotegido.

Lo de "la lacra de la violencia que padecen LOS HOMBRES en el ámbito doméstico"... (???????)

Está muy bien lo de ir de pos-sociata-EPS, más allá del bien y del mal, con cierto toque glamouroso-nihilista-diletante-ahímelasdentodas, pero por favor, no confundamos el culo con las témporas.

Kamante dijo...

¿Toque glamouroso-nihilista-diletante-ahímelasdentodas? ¿No confundamos el culo con las temporas? ¿Que queden impunes las agresoras? ¿Que absuelvan a un denunciado? ¿En qué juicio? ¿Y la presuncion de inocencia? ¿Acaso no has visto las cifras que he dado, anonima paula, o prefieres mirar a otro lado?

Gregorio Luri dijo...

Mi apoyo glamouroso-nihilista-diletante-ahímelasdentodas a que la violencia es violencia venga de donde venga y sea quien sea la víctima, porque quien la sufre es siempre una persona, no un género. Los géneros suelen ser bastante insensibles. De ahí que tampoco me guste nada ese esfuerzo beato por evitar llamar a las cosas por su nombre: aquí hay violencia humana. Claro que si la llamamos machista podemos vivir en la ilusión de que modificando el machismo se elimina la violencia, mientras que si la llamamos humana nos tendremos que enfrentar a la realidad. Detesto la hipocresía que consiste en utilizar palabras para ocultar realidades.

Alicia Liddell dijo...

Kamante tiene razón ... en parte, porque oculta información relevante. El anuario del Ministerio del Interior identifica el parentesco del agresor, tanto en el caso de los hombres como de las mujeres.
Si tomamos en cuenta esa sutileza los resultados son los siguientes:

Porcentaje de mujeres muertas en el ámbito familiar a manos de su cónyuge:

2001 61%
2002 88%
2003 77%
2004 77%
2005 74%

Porcentaje de hombres muertos en el ámbito familiar a manos de su cónyuge

2001 7'9%
2002 32%
2003 26%
2004 28%
2005 26%

Sin necesidad de utilizar complicados algoritmos, yo diría que la violencia del hombre sobre la mujer triplica la de la mujer sobre el hombre.

La estadística completa revela que existe la violencia contra el hombre contra su cónyuge o asimilado, pero la causa de la muerte del hombre en el ámbito familiar se debe a otras manos. Por ejemplo, en 2001 se produjeron tres veces más homicidios sobre hombres por parte de sus hijos que por cónyuges. La mitad de las muertes de hombres fueron ocasionadas por otros parientes y los padres mataron el doble que las esposas.

Para quien tenga curiosidad por estudiar los datos
http://www.mir.es/MIR/Publicaciones/catalogo/anuarios/anuarios05/anuario2005.pdf

páginas de la 313 a la 322

Peca dijo...

Alicia, un blog muy interesante, me pasaré a menudo.Enhorabuena.

Kamante dijo...

Estabamos hablando de las victimas de la violencia doméstica. Si hay hombres que son victimas... ¿Por qué motivo no se incluye en la legislación este hecho innegable? ¿Acaso no importa nada la violencia doméstica cuando la victima es un hombre? Cuando un hombre mata a su esposa se le denomina violencia de género o machista ¿Es violencia hembrista cuando una mujer mata a su marido? ¿No hay mujeres que asesinan por celos y que consideran a sus maridos su exclusiva posesión? Me da igual quien cometa las agresiones contra los hombres. Hay una violencia contra el hombre igual que hay una violencia contra la mujer. Eso es lo que hay que admitir sin excusas ni comparaciones odiosas en las cifras. ¿Acaso seria menos grave el problema de la violencia contra la mujer si las cifras de muertes se redujeran en un 30% hasta llegar a las sufridas por el hombre? Creo que no. No nos engañemos. Esta sociedad tiene dos varas de medir violencias. Asimila la violencia contra la mujer a la violencia contra los niños. Considera a la mujer menos violenta, mas bondadosa, mas generosa, etc...

Martin S. Fiebert, un profesor de Psicologia de la Universidad de California ha realizado un estudio que demuestra que las mujeres son tan agresivas o más que los hombres en las relaciones de pareja. Es un estudio muy serio con una muestra global de más de 106.000 casos analizados, 147 investigaciones especializadas, 119 estudios empiricos y 28 análisis. Creo que no era necesario tal estudio porque es algo obvio que la mujer es tan violenta como el hombre. Y no aludamos a la fuerza fisica porque no tiene nada que ver. Las mujeres infringen sobre todo un daño psicológico a sus parejas (y no cuento empujones, tortas, etc...). Sin embargo su violencia contra los hijos es física. Hay estudios y estadisticas que demuestran que las mujeres son mucho mas violentas con sus hijos que los hombres.

Tambien habria que estudiar por qué los hombres no suelen denunciar cuando son agredidos por sus parejas. Quizás tenga que ver con pautas sociales y culturales, con las campañas para denunciar dirigidas exclusivamente a las mujeres, las politicas que los excluyen como posibles victimas de la violencia de géneros, etc... En fin no me extiendo más. Pido consideración y respeto por las victimas no en función de su género sino de los daños sufridos. La violencia doméstica afecta a las personas con independencia de su género. Que haya menos hombres afectados no convierte el problema en menos grave para los hombres. Es igual de grave para los mujeres que para los hombres. Tambien hay más hombres que padecen pena de muerte y nadie hace comparaciones por género del problema de la pena de muerte ni dice que es un problema mucho mas grave para el hombre. Esto seria de una mezquindad intolerable. Seamos más sensatos y asertivos con los demás y no discriminemos a las victimas por pertenecer a un género.

Alicia Liddell dijo...

Nadie niega que haya violencia contra los hombres, ni siquiera por parte de sus parejas. Lo que es innegable -y ahí están los datos que tú mismo has sacado a colación de forma parcial y no creo que involuntariamente- es que las muertes de mujeres a manos de sus maridos triplica el caso contrario.

El ser humano es violento y la sociedad americana más, así que ese sesudo estudio supongo que se referirá a esa sociedad, donde llevar un arma de fuego es tan natural como llevar el móvil.

En cuanto a la legislación española, mi opinión es que es innecesaria. Si hay un Código Penal, que se aplique y, si se considera conveniente, se reforme. Tipificar los delitos es tarea de los fiscales y ellos deberían determinar si es de lesiones o tener un par y calificarlo de intento de homicidio.

Por último, creo recordar que fue en 1978 cuando en España se abolió la pena de muerte, luego con rango constitucional. Si el tema ha cambiado en los últimos tiempos es que estoy demasiado alejada de la actualidad.

Plantee mal la entrada: iba del uso, en mi opinión, indebido de un suceso de tal forma que enmascara otro problema grave y que se agravará más en el futuro.

Kamante dijo...

Ya he admitido que hay mas victimas del género femenino. Yo no tengo por costumbre negar obviedades. Me interesaba resaltar la incidencia que tiene la violencia sobre los hombres en el ámbito doméstico. Eso es todo. Y no creo que la sociedad américana sea más violenta que la nuestra. Ponia el ejemplo de la pena de muerte como lacra que sufren mayoritariamente los hombres en todo el planeta. Hablo exclusivamente de victimas de cualquier tipo de violencia. dices que hay más muertes de mujeres causadas por sus parejas. Pues yo digo que en el computo general de muertes por homicidio y asesinato en este santo y maniqueo pais los hombres son las victimas mayoritarias (casi el doble que de mujeres) Es un hecho indiscutible que a esta sociedad le preocupan más las victimas cuando son mujeres y le preocupa e indigna más la violencia ejercida sobre las mujeres ¿Cual es el motivo? Si fuera masculinista diria que se debe a la misandria imperante. Esa palabra empieza a utilizarse con cierta asiduidad en algunos analisis al igual que la de fundamentalismo en referencia al feminismo (que tiene mucho que ver con el escaso respeto y consideracion que se muestra con el hombre cuando es victima de la mujer) No en vano algunas feministas de bandera (sobre todo politicas) hablaban de que los hombres tenian que feminizarse mostrando un absoluto desprecio a todo lo que pudiera ser "esencialmente" masculino. En fin. Creo que ha quedado todo medianamente aclarado asi que me retiro a mi palacio de invierno. Besos

anilibis dijo...

Seguirá habiendo violencia de género mientras este país esté lleno de sádicos/as y masoquistas. Y mientras no se eduque debidamente en los colegios.

anónima Paula dijo...

lo flipo

pcbcarp dijo...

Estimada Sra. Liddell:

Yo no tengo cataplines para hablar de este tema, porque siempre que lo hago en el mundo real me ponen a parir. Pero la Ley integral etc. etc. está resultando peor que la enfermedad.

Gabriel Syme dijo...

No está directamente relacionado con el tema, pero...

Hoy en el informativo de la tarde de TV española apareció una señora que lucha por suprimir todo sexismo en el lenguaje. Como muchos hoy, se dedica a cambiar la lengua cuando hay tanto por cambiar en la realidad. Ya sé que puede ser muy francés y postestructuralista pensar que el lenguaje condiciona nuestra percepción de la realidad, pero yo soy, me temo, un poco más conservador y marxista en ese tema al menos, y creo que cambiar la realidad es lo que cambia el lenguaje, aunque siempre existe un ligero desfase entre ambos, que el lenguaje se demora en "actualizarse". Es decir, me parece que más útil que decir "el periodisto" como quiere esta señora, sería luchar porque las periodistas cobraran lo mismo que su contraparte masculina en esa profesión y en todas, cosas que increíblemente no sucede en este país (son muchas las cosas que me sorprenden en relación con este tema en España, la verdad, pero no quiero entrar en eso ahora).

Además, el empeño no sólo es superficial e irrelevante, sino que traiciona una ignorancia supina. Primero, porque cuando el género no se refleja en el sustantivo en español, el artículo se encarga de ello. Si a esta buena mujer no le parece suficiente y exige "el periodisto" en lugar de "el periodista", entonces creo que yo propondré que en lugar de "las crisis" se diga "las crisises", por evitar confusiones. Luego, está el tema de que el género viene determinado por un problema de evolución del lenguaje que tiene muy poco que ver con el sexismo y sí mucho con la etimología y algo con el azar.

Pero de verdad, lo que me lleva a oponerme totalmente a esa revisión es una razón estética. ¿"El periodisto", "la bedela", "la jóvena", "el estudianto y la estudianta"? Es espantoso. Sólo alguien sin la menor sensibilidad para eufonía puede proponer cambios tan idiotas como esos. ¿En realidad esa señora cree que la Academia debería permitir que se maltrate de esa manera la lengua castellana? ¿Está de broma? ¿Se imaginan rescribir todo Cervantes, Quevedo, Borges, Vargas Llosa, Rulfo, Carpentier en esa absurda neolengua?

Entiendo que eso puede que no indigne a muchos, pero a mí realmente me molesta. Por un lado, es indignación estética. Por otro, es ver como una discusión seria se dispersa en fruslerías que prestan argumentos a los que dicen que todo eso es una idiotez y que los que defienden una igualdad real son unos idiotas. Con defensores como esta señora y sus colegas, mal les va a las mujeres en España.

Ender dijo...

Kamante, estoy totalmente de acuerdo contigo.
También me ha gustado tu post, Alicia. Es importante cuestionarse las noticias.
Soy contrario a la ley integral de violencia de género porque sencillamente es sexista. No me protege a mí por el mero hecho de tener pene y no vagina. Qué mala suerte!
Siento ser tan gráfico, pero en última instancia, esa es la realidad. Sólo con que un 1% de las víctimas fueran hombres bastaría para que siguiera siendo una ley sexista. ¿Estais tan contaminados/as por lo políticamente correcto que no os dais cuenta de ello?
¿Tanto costaba incluir a los hombres en la ley en el caso de que ellos sean las víctimas?
Saludos.